Ella...

Ella... ¿qué podría decir de ella? La amante delicada... La amiga fiel, aquella que no cuenta secretos ajenos. La que no traiciona. La que no miente. Ella...


Cuando estoy sola, ella es la que me arropa. Su manto azul casi negro me asombra, me impresiona, me asusta... pero a su vez me maravilla tanto... Ese abismo infinito que se muestra ante mí... Impensable para cualquier racionalista. Posible para cualquier soñador.

¿Y yo dónde me sitúo? ¿En la magia de los sueños o en lo físico de los racionales? No importa cuántas dudas tenga acerca de mi propio pensamiento. No importa si no sé dedicidirme entre blanco y negro... Ella no lo hará por mí, no quiero decir eso, mas la satisfacción que me da saber que al menos alguien acepta mi ser tal como es... con sus dudas, decisiones, perfeccionismos e imperfecciones... Ella...

Tan alcanzable como fugitiva... Cuando llega yo no estoy y cuando estoy activa ella no se muestra por ninguna esquina. ¡Justo cuando más la necesito ella se esconde! ¿Por qué esperar ese momento para sentirme arropada por su magia? La maldita se hace de rogar... pero mi cuerpo no puede aguantar tanto.



Supongo que nunca será mía por completo, pero... creo que ella sí que me tiene a mí.




Esa eres tú, mi amante caprichosa... De todos y de nadie.

2 tazas de té:

Mashey Shumey 25 de octubre de 2009, 12:20  

Por fin nos regalas un relato propio, algo escrito por tu propia pluma, lo que es raro en tí. Me gustaría ver más cosas así por aquí.
LA LUNA, ella era Artemis en la Hélade Antigua, y las mujeres se acogían a su protección y también le contaban sus secretos...
Bueno, un saludo

Sara 25 de octubre de 2009, 19:39  

Que bonito el texto y que chulo que has dejado el blog.

Sigue escribiendo asi de bien ;P
Un saludo

Datos personales

Mi foto
S.Fernando/Sevilla, Cádiz/Sevilla, Spain
"Una profunda pesadez atenazó sus miembros, su pecho se cubrió de gruesa corteza, su pelo se convirtió en hojas, sus brazos en ramas y sus pies, antes tan veloces, fueron atrapados por lentas raíces, mientras que su rostro fue la copa. Nada quedó de ella, excepto su luminoso encanto."